Crítica de “Loca obsesión”

El peor tipo de comedia no es la que no hace gracia, tiene un guión deficiente y un reparto desaprovechado (todo esto bastante común en los últimos años). No. El peor tipo de comedia es la comedia mala con ínfulas de película de género. Un servidor se imagina a Phil Traill, director de este engendro, hablando con sus colegas en el bar diciéndoles: “Ey, sí, tíos, yo defino mi estilo como bastante hermanos Farrelly, you know?”. Y claro, se le abren a uno las carnes y dan ganas de darle una plaza de administrativo, ponerle una tienda de chuches o cualquier cosa similar para que nadie más tenga que ver nada parecido nunca.

Seguir leyendo.

No hay entradas relacionadas.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>