Crítica de “¿Qué fue de los Morgan?”

Lo peor que le puede pasar a una comedia romántica es ser aburrida y nada romántica. Si quieren un ejemplo de esta mala combinación, vayan a ver “¿Qué fue de los Morgan?”. No es que sea detestable, pero es aburridilla y con un romanticismo algo pestilente. Digamos un romanticismo incapaz de emocionar a las flores. Digamos que un romanticismo por un lado demasiado realista (que si hay problemas de infertilidad o infidelidad) y por el otro lado demasiado pasteloso con Sarah Jessica Parker poniendo ojitos, ya que no puede poner otra cosa, que los tiene muy pequeñitos.

Seguir leyendo.

No hay entradas relacionadas.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>