“La rebelión de Atlas” a la gran pantalla

Si es usted un reconocido individualista, seguro de sí mismo, que considera la razón como único método válido de conocer la realidad y el egoísmo racional como único camino para conseguir la felicidad; si siente orgullo por todo lo que ha conseguido y no por lo que ha heredado; si considera usted que la humildad encubre el vicio de la soberbia, que Dios no existe, que el consumo y tráfico de drogas debería despenalizarse, que el libre mercado es el único marco de auténtica libertad, y en general, cree que el Estado, cuanto más pequeño, mejor…  en resumen, si es usted un objetivista, está usted de enhorabuena.

Está en proyecto el rodaje de “La rebelión de Atlas“, una de las más famosas novelas de la escritora/filosofa americana de origen ruso Ayn Rand, y aunque no se sabe nada ciertamente, parece ser que Angelina Jolie, reconocida objetivista, podría formar parte del reparto. Las ventas de las obras de Ayn Rand se han disparado en los últimos tiempos (en especial “La rebelión de Altas”), según los analistas porque el libro describe un escenario que podría asemejarse a la actual situación económica y alerta sobre las consecuencias (negativas) que puede acarrear la intervención estatal. La película no aparecerá en nuestras pantallas hasta 2011.

No hay entradas relacionadas.

15 respuestas a ““La rebelión de Atlas” a la gran pantalla”

  1. quattermass dice:

    Creo que hay un pequeño error en el título.

    La verdad es que me identifico bastante poco con esa corriente de pensamiento (siendo uno católico es más bien difícil identificarse con eso). Creo que parte de una concepción excesivamente simple de la naturaleza humana e incluye una carga inconfesada de subjetivismo y dogmatismo casi religiosa (o sin casi). Pues para religiones, ya tengo la mía.
    Este tipo de posturas suelen dividir el mundo en 2 extremos, impeliendo a optar entre uno u otro. Creo que la realidad es más compleja y que no pasa por soluciones rotundas sino por ir guardando el equilibrio como uno buenamente pueda. Otra cosa es que te puedas ver más próximo a un extremo que al otro. En mi caso no sabría decir, depende de la cuestión tratada y de la índole de la intervención.

  2. quattermass dice:

    Bueno, error corregido; ¿o han sido imaginaciones mías?

  3. Isabel dice:

    Tampoco yo me identifico con ese tipo o corriente de pensamiento. En algunos puntos, sí. En otros, en absoluto. Pienso, como Quattermass, que la realidad es muy compleja, y que hay que ir capeando el temporal como buenamente se pueda.
    No soy una egoísta racional. Creo que no lo soy. Veo la felicidad mucho más cerca en la solidaridad que en el egoísmo.
    Por otro lado, lo de que el Estado, cuanto más pequeño, mejor, está ya inventado desde hace mucho tiempo, si tendemos al Estado cero, eso recibe un nombre: El Anarquismo. A lo mejor está habiendo más intervencionismo estatal, porque todo se ha vuelto muy anárquico,muy caótico, muy aquí hacemos lo que nos da la gana, robamos a troche y moche y tan tranquilitos, y los demás nos importan un bledo, y las consecuencias han sido las que han sido.
    Posiblemente en el punto medio esté la virtud. Ni tanto ni tan calvo.

  4. Anchiano dice:

    Pues yo cuando no uso la razón o no miro por mi, acaban jodiéndome, así que nos se que decirles, Isabel y Quattermass. Evidentemente, hay que situarse en un término medio, pero… No sé, no sé.

  5. quattermass dice:

    Oh, bueno; yo creo que cuando Isabel habla de felicidad lo hace en un sentido de satisfacción personal muy íntima, no en el de que todo te vaya a ir mejor en la vida si eres solidario. Me parece que el que se decante por el altruismo confiando en esa premisa acabará por fuerza defraudado (aparte de que tal postura encierra una contradicción en los términos). Yo, cuando actúo de forma altruista (no siempre, no se vayan a pensar) lo hago a fondo perdido. Es una opción.

  6. Bronte dice:

    Bueno, Ayn Rand no es totalmente anti-altruista, lo que dice es que el altruismo sólo es válido si le beneficia a uno mismo, porque esa es la postura racional. El altruismo a fondo perdido es un tipo de humidad que en realidad no se más que soberbia y narcisismo y etc., etc. De lo que está totalmente en contra es del altruismo forzado. Pagar impuestos y tal…

  7. Isabel dice:

    Sí, claro. Lo decía en el sentido en que lo ha expresado Quattermass. Siempre he dicho que para querer realmente a los demás, es imprescindible quererse a uno mismo. Y luego está la gente que merece ser querida y la que no. Hay gente tan negativa que cuanto más lejos, mejor.
    Tengo ganas de leer a Ayn Rand. Me la han recomendado muchas veces. A ver si leo este libro.
    Y por supuesto que hay un tipo de altruismo totalmente narcisista. esa es la gente egoísta de verdad, que lavan sus conciencias con actos caritativos que son para la galería, y que en realidad no les suponen ningún perjuicio económico. Estoy pensando en famosetes ricachones.

  8. quattermass dice:

    Es difícil combatir afirmaciones como la de que el altruismo a fondo perdido oculta la soberbia y el narcisismo porque ¿cómo vas a demostrar que no es así? Si ella está convencida de eso, convencida seguirá. En cualquier caso sería interesante saber con qué amplitud utiliza la expresión “beneficiar a uno mismo”; ¿vale un beneficio espiritual? Si es así, estoy de acuerdo con ella, aunque ahí casi podríamos entrar en el paradójico y no muy racionalista mundo de la mística.
    En cualquier caso, lo que quería decir es que si a mí me sale de dentro hacer algo por alguien no lo haré, en general, esperando algo a cambio. Lo extraño es que se le llame a eso humildad; la humildad es otra cosa (para mí, no es más que la consecuencia del conocimiento lúcido de uno mismo).
    Por otro lado, las personas son muy complejas y en un mismo acto puede haber una carga de altruismo junto con otra de vanidad y, a mi modo de ver, una no invalida la otra.

  9. Julian Campo dice:

    Quattermass, me ha gustado mucho su definición de humildad.

    Yo generalmente suelo ponerme en la piel del otro, siempre y cuando tenga alguna afinidad con el, que uno no es masoquista. No estoy de acuerdo del todo con Isabel, muchas veces, muchos ayudan a los demás, precisamente por que no se quieren a si mismos, es su huida hacia adelante. Una vez que aprenden a tenerse cariño, si siguen prestando esa ayuda, esta es, aun mejor. Esta postura no ha de ser necesariamente altruista, siempre obtiene uno un beneficio, muchas veces egoísta, de propia satisfacción. Aunque, si es así, bienvenido sea.

    La gente que conozco en el mundo de la cooperación trabajan por un sueldo pero eligen ese trabajo, y no otro, por unos valores y aportes marcados en la ayuda a los demás.
    El sacrificio que la cooperación, sobre todo en el tercer mundo, conlleva, exige tener algún tipo de fe, creerse lo que uno hace. Quizás, sea por esto, que las ONG que mejor funcionan sean aquellas relacionadas de algún modo con la religión. Al menos eso dicen de Intermon-Oxfam

    Creo que ser humanista ( no me refiero a Erasmo), querer al hombre, intentar comprender al otro, ayudarle en la medida en que uno pueda, es sano y gratificante. Pero sin pasarse, sin esperar demasiado a cambio, pues lo que uno suele esperar casi nunca se ve colmado. El peligro es que al final uno acabe cornudo y apaleado y, al llegar al cielo, que le toque columna.

  10. Isabel dice:

    Julián, o me he expresado mal, o me ha entendido usted mal. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice. Para ser altruísta de verdad, y hacer cosas por los demás saliéndole a uno de dentro, es imprecindible quererse primero a uno mismo. Esa es la íntima satisfacción que se obtiene, como dice Quattermass. Cuando hablo del egoísmo de verdad, estoy pensando en lo mismo que usted dice, son gente que lavan sus conciencias, que no se quieren en absoluto, y que ayudan a los demás como una forma de huída hacia delante. Así que estamos de acuerdo.

  11. Julian Campo dice:

    Isabel, enredándonos en matices, perdidos en laberintos de semántica índole, dejamos un precioso tiempo, en conseguir conclusiones pero, a cambio, aprendemos y nos divertimos con ese tramposo arte de la retórica.

    Toda satisfacción, de la que uno se apropia, conlleva un alto grado de egoísmo, es un alimento del ego. Nunca esta mal, que a este se le de comer gracias a los actos de ayuda hacia el otro, aunque, como estamos de acuerdo, es mejor pasar a la acción aunque se este en ayunas.

  12. Isabel dice:

    El ego tiene que estar en su punto, como el solomillo. Ni muy alto ni muy bajo.
    Yo me dejo de semánticas y pongo un ejemplo. Si voy a la peluquería y el peluquero acierta con el corte y me deja hecha un pincel, yo siento una oleada de satisfacción, igual que con el primer baño marino de las vacaciones.
    ¿Quiere decir eso que soy egoísta?

  13. Julian Campo dice:

    No es un acto de usted hacia afuera, es de usted para si misma. ¿Cuidarse y quererse es egoísta?, si pero es un buen egoísmo, si es que se puede le aplicar este adjetivo. RAE =Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás”. Amarse a uno mismo es bueno, ya lo hemos acordado, así que todo depende de que hace usted al salir de la peluquería o despúes del baño. ¿Invita a otros a bañarse y comparte el momento, le dice a una amiga o amigo que le acompañe y así se ponga también guapo aprovechando para hacerse la manicura?.

    Primero uno para luego los otros, de acuerdo. Ahora es una trampa peligrosa caer en el bucle de la insatisfacción, pedirse mas sin medida y, terminar, olvidándose de lo de alrededor.

  14. Isabel dice:

    hombre, andarrio, no sé qué decirle. Si salgo muy mona de la peluquería, lo que no hago es quedarme en casa. Salgo aunque solo sea un ratito para lucir mi palmito y proporcionar felicidad a mis amigos varones y que se alegren un poco la vista. Si he quedado con una amiga, le recomiendo la peluquería, pero no suelo pedir que me acompañen, porque voy a horas raras,(cuándo puedo) y no es cuestión de poner en un compromiso a la gente. Y en la playa, si estoy acompañada, naturalmente que me gusta bañarme con los amigos y amigas, hermanos o sobrinos, pero tampoco me dedico a decirle a la gente que está tomando el sol que se bañen si no los conozco. Van a pensar que estoy cuál cencerro. Mire, yo creo que soy egoísta en el buen sentido, porque me ocupo bastante de los demás, sin que me lo pidan, y sin pedir nada a cambio. me sale de dentro, no me cuesta nada, y me hace feliz. Lo que hace infeliz es ser egoísta en el sentido de la RAE, porque al final nadie te quiere de verdad y acabas más solo que la una. Yo creo que estamos de acuerdo en todo.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>