El asunto Boyero

Iba a ser un comentario, pero la cosa tiene calado.

El que les escribe nunca ha sido gran fan de Carlos Boyero, así que todo este asunto me ha cogido un poco a aro pasado; al parecer el señor Boyero saldó su presencia en el Festival de Venecia con una serie de críticas, porque no nos olvidemos, es un crítico, en las que venía a afirmar que el cine de autor es palabrería visual, y que la gran mayoría de las películas que se adscriben a tal género, si así se le puede llamar, vienen a ser lo que el vulgo conoce como basura.

La gota que colmó su vaso parece ser que fue la proyección de la nueva obra de Abbas Kiarostami, de la que Boyero se retiró antes de finalizar la proyección. Así lo hizo constar en su crónica. Grave pecado parece ser, puesto que Miguel Marías, Víctor Erice, José Luis Guerín y “100 firmas más pertenecientes al ámbito cinematográfico” se han armado de lápiz y papel y han mandado una carta al director de “El País”, periódico en el que trabaja el susodicho, que pueden leer aquí.

Sin tener en cuenta el hecho de que en este particular, el cine de autor, Boyero y la plantilla de la página que usted lee coincidimos, muchas de las pocas veces que leo sus críticas estoy en desacuerdo. No le veo la gracia y tampoco tiene un estilo particularmente didáctico que pueda obligar a uno, a regañadientes, a reincidir. Aún así, el esprit de corps es algo, y en este caso defender al señor Boyero es de recibo, de crítico y de caballero.

Lo primero es que usted, yo, Boyero y cualquier hijo de vecino tiene el derecho a decir lo que le dé la santa gana en cualquier medio de comunicación, sea uno crítico, santo o ladrón. Si alguien siente que lo escrito le supone un menoscabo en su honor o en su hacienda, o que se falta a la verdad, ahí tenemos un sistema judicial para eso y un código penal muy bien hecho que recoge delitos como los daños al honor. Belén Esteban, la Veneno y demás farándula aprendieron esta lección hace mucho, así que no creo que Víctor Erice y compañeros tengan algún problema en asimilarla. Al fin y al cabo son intelectuales. Por lo pronto, el señor Kiarostami, el principal afectado en todo esto, no ha emprendido acciones legales.

Escribir cartas al director de un periódico pidiendo que “se posicione” y aclare si apoya al crítico o bien está a favor del cine de autor, español en este caso, es un golpe muy bajo por varias razones. La primera es de sentido común: exigir a un periódico, no a un columnista, que exponga cuál es su opinión en una materia supone la existencia de una línea editorial que dicta qué es lo ideológicamente correcto y por lo tanto digno de aparecer en sus páginas. Aunque todos sabemos qué palo es siempre triunfo en “El País”, no hay que olvidar que su cabecera reza “El periódico independiente de la mañana”.

La segunda es de educación: en el fondo, aunque disfrazada, se trata de una amenaza. Si fuesen mandamientos, la carta se resumiría en uno: “o estas con nosotros o contra nosotros”. Simple y llanamente. La tercera es de elegancia: mandar una carta al director quejándose de que un crítico ha criticado es el equivalente escrito del “vas a mamá“.

En cuanto a su contenido, hay dos cosas que a mí me llaman la atención. Dicen los remitentes: “…el cronista [Boyero] advierte a los distribuidores españoles del mal que les acecha si se deciden a importar esta clase de películas, conminando a los exhibidores a no programarlas. Grave actitud, que se parece mucho a una censura previa, y que, de prosperar, privaría a los espectadores de ver y juzgar por sí mismos…“.

El colectivo firmante, el cine español, diariamente dicta a través de la famosa cuota de pantalla, qué es lo que se exhibe y lo que deja de exhibirse en nuestras pantallas. Que se quejen de que otra persona invite a los cines a pasar o no pasar una película, lo que al fin y al cabo es su opinión y que los exhibidores pueden o no seguir (al contrario que la ley), requiere una dosis intravenosa de hipocresía, además de muy poca vergüenza.

Aludir además a que es un acto de censura, cuando la propia carta es una maniobra para silenciar las opiniones del crítico criticado es, esencialmente, delirante.

No se preocupe, señor Boyero, que si le echan de “El País”, siempre podrá usted escribir aquí. Eso sí, pagamos menos.

No hay entradas relacionadas.

31 respuestas a “El asunto Boyero”

  1. Dani dice:

    Totalmente de acuerdo. A ver si ahora el gran “nivel” de la taquilla española va a ser culpa de los críticos. A los cineastas españoles solo les falta echarle la culpa al toro que mató a Manolete, en vez de reconocer que la culpa es de ese señor que se aparece en el espejo.

  2. Vinicius dice:

    Consideramos el debate existente lo suficientemente representativo como para ilustrar el estado de las cosas así que se han cerrado los comentarios”.

    Yo también considero que me tengo que reir un poco,que falta me hace.Voy a enviar los siguientes nombres al manifiesto: (DOÑA ELENA NITO DEL BOSQUE, DNI:5347234 X DOÑA LUISA ENCARNA VALES BEBO ,DNI 6535462 N) a ver qué tal.Cualquiera puede conocer el algoritmo de seguridad que valida el numero del DNI y lo he usado,pero deséenme suerte de todas formas.Lo que me puedo reir si me sale bien.

  3. Messiah dice:

    Si escribiera mi opinión sería copiando frases en todo lo arriba mencionado (noticia y comentario), así que nada que añadir salvo mi asentimiento.

  4. Bronte dice:

    A mí lo que me parece dramático son estos avances en pelotón que hace nuestro mundo de la cultura para acallar a éste, a aquel o al del otro lado.

    A mí jamás se me ha ocurrido ir a la casa de nadie a decirle: “no me gusta lo que dices y deberías callarte”. Yo digo lo que yo tengo que decir, y no debe de estar tan mal cuando hay gente dispuesta a escucharlo. Ya tengo suficiente con lo mío. Para ser escuchada ni necesito ni requiero silencio.

    Pero no. Aquí ya se está llegando al grado del absurdo. Criticar a un crítico porque critique, es lo último que nos faltaba por ver. Si no fuera porque tienen más poder del que en justicia les corresponde, hasta sería cómico. Pero no tiene ni pizca de gracia.

  5. Isabel dice:

    UN 10 POR ESTA PAGINA, MALABESTA.
    FANÁTICOS, CHANTAJISTAS Y SINVERGUENZAS.
    ESTOY EN EL TRABAJO. TE APOYO CON TODA MI INDIGNACION. EN CASA SEGUIMOS HABLANDO.

    BESOS

  6. Vinicius dice:

    HEMOS CHOCADO CONTRA UN ICEBERG.STOP.SOLICITAMOS AYUDA.STOP

  7. Mamideck dice:

    Pagar? Yo crei que usted Malabesta lo hacía por amor al arte. ;-)

    En fin, esto es lo de siempre del cine patrio, un redil de enchufados y pelotas que se cubren unos a otros. Cuando dices que el cine español es una basura (es triste hablar en genérico), te pones en el otro lado y como el cine español es cine de ‘autor’ …

    ¿Cual es la solución? Quitar subvenciones, quitar la cuota de las TV, borrar al ICO del panorama, y en unos 5 – 10 años en España tendríamos cine de calidad. Quizás 20 películas o menos al año, pero por lo menos con cierta calidad.

  8. Ruymán dice:

    A la hoguera con esos autores. Pobre crítico… tiene que estar “montón de triste” en su casa. Menos mal que aquí le defienden.

  9. M dice:

    Joder, pero además es un síntoma de prepotencia y soberbia, de creer que tienen poder sobre todos, por ser “intelectuales”…en fin, aquello que siempre se les ha consentido.

  10. Isabel dice:

    No, si encima le echan la culpa al diario “El país”. “Una vez más…desdeñando..etc…” Ya veo venir que se van a pasar a “La Razón”, periódico que creo, detestan. Y, ¿Por qué se dan tanto por aludidos? ¿Porqué se identifican tanto con el cine de autor? ¿Será por “El orfanato”,
    o por “Alatriste” o por “Tirante el Blanco”? Yo les veo muy frustrados. El cine español está muy mal, pero no es solo por falta de dinero, es también por falta de imaginación. Con poco presupuesto hay gente que hace cosas muy buenas, pero no en España. Alguna hay, pero de uvas a peras. Juan Carlos Fresnadillo, al que tengo el gusto de conocer y haberle tratado bastante antes de “Esposados” hizo una película personalísima e interesantísima llamada “Intacto”. Por eso está ahora donde está.
    Por otro lado, no me cabe la menor duda de que el director de “El País” defenderá sin ningún problema la libertad de expresión.
    Por cierto, ¿Qué hace ahí Víctor Erice que dejó de hacer cine hace la tira con aquello del menbrillo?
    ¡Qué deshonestidad y qué hipocresía!

  11. Javier C. dice:

    La virtud de Boyero es, sobre todo, una: es honesto a la hora de expresar sus gustos.

    Tal vez sus maneras resulten a veces burdas, pero nunca se sitúa con respecto a ningún lado para enjuiciar una película. La ve y, si le llega, lo transmite.

    Eso hace que uno lo lea sabiendo ya cuáles son sus gustos -más o menos- y también sabiendo de antemano cómo leerle.

    Lo que demuestra (¿No lo demostró ya la crítica de El Caballero Oscuro, Malabesta ;) )? que las opiniones llanas (carentes de fatuos intelectualismos) duelen cuando llaman a las cosas por su nombre.

    Si no les escociese tanto, no habrían saltado.

    No se trata sólo de gustos contrarios sobre cine.

    P.D: De hecho, sólo por la reacción de Boyero, ya no pienso ver el coñazo ese de Kiarostami :D

  12. nacho dice:

    Yo eso de pedirle a alguien que se posicione lo veo muy de dictadura comunista. No sabia yo que en estando en una democracia y tal tenias que justificar tus opiniones -que son eso, opiniones, que si quieres las tomas y si no las dejas-.

    p.s.: yo vi el sol del membrillo y me gusto, mira por donde. Y a Erice lo tenia en buena estima -el espiritu de la colmena, el sur…- pero visto lo visto….

  13. Loberto dice:

    Lo triste del tema es que este tipo de noticias a mí me cogen cada vez menos por sorpresa…

  14. Athalwars dice:

    Pues sí, menos mal que algunos sitios todavía se “sorprenden” de sucesos que no deberían ocurrir y que cada vez se aceptan más. Ésto me ha recordado a las palabras de Martin Niemöller. En fin, suma y sigue.

  15. Ruymán dice:

    Escriban una carta protestando contra los autores al director de El País…

  16. Vinicius dice:

    ¿Cúal es tú postura acerca de este tema,Ruymán?.

  17. Ruymán dice:

    Doggie Style, mi preferida.

    Pero hablando un poco más en serio, creo que el tema no es tan alarmante como algunos afirman, ni muchísimo menos. Yo no veo el “apocalipsis cultural” que parecen temer algunos por ninguna parte. De hecho, mandando esa carta los firmantes han tirado piedras sobre su propio tejado. Por otra parte, no estoy en contra de las subvenciones al cine, pero no se si estoy de acuerdo respecto a como se administran y en qué se emplean. Por lo demás, el señor Boyero tiene derecho a criticar lo que le venga en gana. Aunque irse a mitad de una película en un festival, y siendo alguien cuya opinión “cuenta” más que la de un señor anónimo, me parece que es más una “boutade” que otra cosa. Y demuestra que, como muchos otros críticos, exagera su importancia, porque más bien creo que es una forma simplona de querer llamar la atención. Por lo demás, los autores también tienen derecho a mandar cartas al director pidiendo lo que les venga en gana. Otra cosa es que les hagan caso. Y a mi, personalmente, buena parte del cine de autor me aburre. Como también me pasa con una parte no despreciable del cine comercial.

  18. Vinicius dice:

    Aunque me interesa tu opinión en realidad mi comentario era para seguirte el juego repitiendo los pasos que describe Malabesta en este post.

    Y no.Porque les haya salido el tiro por la culata a estos “tirando piedras sobre su propio tejado” no la hace menos mala.Además hay una diferencia grande entre “los autores también tienen derecho a mandar cartas al director para pedir cosas” qué es lo que tú dices y intentar acallar la voz de alguien ,que es lo que supone que en realidad el manifiesto de marras es.

  19. Ruymán dice:

    No se a qué te refieres con lo de Malabesta, la verdad, aunque me imagino vagamente por donde van los tiros. Pero me es indiferente. Te di mi opinión porque me la pediste, simplemente. Y también porque me apetecía darla. Yo se que la leen, aunque las ignoren.

    En cualquier caso, creo que estos señores están en todo su derecho a cabrearse, indignarse, y por eso han mandado la carta que han mandado… Y todo esto sin leer la dichosa carta, asi que estoy opinando en base a lo que supongo que se dijo… y como por aquí todo lo que sea cine español produce fobia, pues me imagino que están exagerados los términos en que se dice que la dichosa carta está escrita. Y por cierto, pedir al editor que se posicione respecto a un tema también es “pedir una cosa”, no es firmar una ejecución ni invadir Polonia. Que lo hacen con la intención de que le tiren de las orejas al tal Carlos Boyero, por supuesto. Pero están igualmente en su derecho, ellos están ofendidos por lo que el otro dijo del “cine de autor en general” (las comillas no son de cita textual). Y no opinaré más porque como no he leido las cartas ni las opiniones… pues no hay más que decir.

  20. nacho dice:

    Una cosa es indignarse y cabrearse, y otro acusar: el tono de esta carta me ha recordado mucho a esas cartas “espontaneas” que escribian los miembros de circulos culturales y cientificos en la URSS estalinista pidiendo la depuración de tal o cual personaje del ámbito cientifico y cultural señalandolo como enemigo del pueblo y del progreso (recomiendo aquí la lectura de Vida y destino, de Grosman).

    Y lo de levantarse, si despues se confiesa, es un acto de opinion , el más radical si se quiere, pero es un acto de opinion.

  21. Vinicius dice:

    Hombre,acabáramos.Si no has leido siquiera la carta…

    Y oye,no me malinterpretes.En esta página se cree mucho en la libertad de expresión¿Porque lo sé? Para empezar si no fuera así,ya haría tiempo que no escribirías,Spidercerdo o yo mismo y mis tonterias.

    Yo unicamente estaba haciendo una broma exigiendote que te posicionaras ya que sugerías lo de la carta.

  22. Ruymán dice:

    Bueno, Vinicius, en ninguna parte de estos comentarios que he escrito me he quejado de falta de libertad de expresión… me has malinterpretado en algo, supongo. Respecto a lo de la carta, lo dije porque ya que se indignan tanto por el tema, que por lo visto clama al cielo, pues me pareció buena idea que lo hicieran. Para que se quejen abiertamente del poder fáctico de la mafia cultural post-moderna del ala más radical, al fondo a la izquierda, junto al cubo de la fregona, que tantas bocas cierra y nos gobierna, haciendo celuloide con la grasa corporal de pobres críticos hostigados a golpe de patilla de gafa de pasta…

    Y, nacho, respecto a lo de que la carta es algo así como una “delación estalinista” (cágate lorito…), pero levantarse de la peli y después “alardear” de ello es dar una opinión… ¿estás seguro de que estás siendo equitativo? No insistiré tampoco en contradecirte, porque no he leido nada sobre el tema, salvo lo que aquí han puesto, como ya he dicho.

    En resumen, que me parecieron exageradas las reacciones, pero me puedo equivocar, dada mi ignorancia sobre los elementos más básicos del tema en cuestión.

  23. Isabel dice:

    Ruymán: Como ves sí se te escucha, cada uno a su manera.
    En lo que a mí respecta, no es que se cabreen y manden cartas, están en todo su derecho, al igual que Boyero también lo está en decir lo que ha dicho. A mí, particularmente, lo que me ha molestado mucho es el cómo lo han hecho. Mandar la carta al director es ponerle en una situación muy violenta, y hay en juego algo más que un tirón de oreja, está puesto en tela de juicio el periódico entero, el asunto es delicado, incluso se pone en tela de juicio la permanencia de Boyero como columnista en el periódico. Lo honrado y lo valiente es que la carta vaya dirigida al propio Boyero. Lo otro es una maniobra muy fea.
    saludos

  24. Ruymán dice:

    Bueno, Isabel, no he leido la carta asi que no te puedo responder con fundamento. De todos modos, supongo que si el señor Boyero hubiera criticado una película en particular, o varias, no habría conseguido que 100 personas firmaran la carta de marras… así que supongo que en sus palabras habría una generalización importante, y ese ha sido su error. O quizá no su error, pero sí el motivo de que la emprendan contra él de manera “corporativa”, y no a título personal. También los directores de cine tienen su corazoncito… y dependen de un público que en buena parte se deja orientar por lo que diga un señor con el “culo inquieto”. Y por último, también lo reconozco, tengo un sesgo “anti-criticos” bastante importante. Supongo que se notará. :-) Es que una vez participé en un concurso de empanadillas y la critica culinaria hundió mi reputación en mi barrio hasta la fecha… aún hoy lloro desconsolado cuando veo hojaldre.

  25. Ruymán dice:

    Ya leí la carta. Carlos Boyero tiene cara de capullo. Ese es mi sagaz análisis. No, en serio, los que firman están pataleando, simplemente. Y por lo que dicen, al señor Boyero también parece que se le fue un poco la lengua en sus comentarios. Por lo demás, que decidan los espectadores.

  26. “exigir a un periódico, no a un columnista, que exponga cuál es su opinión en una materia supone la existencia de una línea editorial que dicta qué es lo ideológicamente correcto y por lo tanto digno de aparecer en sus páginas. Aunque todos sabemos qué palo es siempre triunfo en “El País”, no hay que olvidar que su cabecera reza “El periódico independiente de la mañana”.

    Hombre, a decir verdad, todo medio de comunicación tiene una línea editorial, que suele venir recogida en unos principios configuradores en su libro de estilo, y el hecho de darla a conocer es una garantía para los lectores. Por tanto, sí que dicta en cierto modo que es lo ideológicamente correcto, sin que eso le haga menos independiente. Eso sí, exigir que el periódico dé o quite la razón a uno de sus columnistas es lo más parecido a convertir a la dirección del periódico en una “policía del pensamiento”.

    Pero así son los intelectuales que tenemos en españa (¿Cuánto hace que no ganamos un Nobel?).

  27. Loberto dice:

    Pues respondiendo a lo de los Nobel, si es que no era una pregunta retórica, el último galardonado fue Cela en el 89. Si buscamos el último premio que no fuese de Literatura, ya tenemos que irnos casi medio siglo atrás con Severo Ochoa.

    De todas formas, no sé si es justo evaluar nuestra capacidad por la frecuencia con la que nos dan un Nobel…

  28. Iñigo Montoya dice:

    Yo la mido por la frecuencia con la que me dan un Chester

  29. Loberto: Pues hombre, tienes razón en que eso no es justo, pero tampoco era lo que pretendía hacer. Lo que sí quiero hacer notar es que España hoy en día no es un país puntero en cuanto a intelectuales. Fíjense como andará la cosa que hace unos meses dos revistas americanas (no recuerdo cuales) hicieron una lista con los 100 intelectuales más influyentes del mundo, y el único español que aparecía, sin estar tampoco entre los puestos más altos, era Fernando Savater (quien, por cierto, no firma la carta “anti-Boyero”, pero sí que firmaba otro documento sobre el que se ha discutido mucho por esta web ;) )

  30. Morzongo dice:

    Yo creo que no es blanco o negro. Entiendo a Boyero por un lado (aunque lo de largarse de una proyección cuando ya no es que vayas gratis a la misma, es que te pagan por ello, me parece mal) y a los “autores” por otro.

    Pienso que Boyero está en su derecho y su deber, para eso le pagan, de dar su opinión sobre lo que ha visto en los festivales. Algo que siempre me ha chirriado de los defensores de la crítica intelectual, es que dicen que hay que ceñirse estrictamente a criterios objetivos a la hora de valorar una película. Yo no estoy de acuerdo, creo que hay que tenerlos en cuenta y citarlos, pero al igual que la autoria de un director es algo subjetivo, y también las emociones que provoca una peli en cada espectador, pienso que la crítica no puede eludir ese aspecto. Si a mí una peli no me emociona, por muy buena o innovadora que sea formalmente, no me ha llegado y tengo que decirlo. Decir ambas cosas.

    Por otro lado entiendo a ese colectivo de autores porque suelen estar en desventaja en lo que a temas de mercado, difusión e interés se refiere, y el hecho de que generalicen tanto sobre ellos puede no ser justo. Pero tampoco pueden ignorar que si optan por ir al margen de las tendencias mayoritarias (de la industria, sí, y del público también, que eso no lo dicen) y desean experimentar y explorar formas nuevas de narrar, no tiene por que funcionar, ni gustar, y en ese caso deberán aguantar el chaparrón, igual que lo aguanta Michael Bay cuando hace un zurullo, o lo aguanta la Fox por la larga racha de morralla que nos están haciendo llegar.

    No hay un interés porque los grandes estudios se hagan ricos, ni mucho menos, simplemente hay interés por un cine que como espectador te llegue, y si no te llega, mala suerte para el autor, y si encima te aburre y te parece que te están vendiendo aire, tampoco te vas a callar.

    Yo creo que no es buena la excesiva importancia que a veces se dan los críticos, ni el constante victimismo de aquellos que deciden ir al margen y hacer las cosas exclusivamente a su manera. Erice, mismamente, es un buen director, pero si lleva 20 año sin rodar un largo no es porque le tengan manía y le miren mal, es porque el tipo que pone la pasta quiere, al menos, conservarla. El cine no es un ejercicio altruista para los productores, ponen su dinero, y no es de forma incondicional. Si Erice no rueda es porque no ofrece garantías, no quiere aceptar ciertas reglas del juego y el productor no quiere arriesgarse con eso. Por eso no rodó El Embrujo de Shanghai, porque era un proyecto que se alargaba a lo bestia sin tener avances, porque se estaba perdiendo dinero de forma innecesaria, y porque el cine es demasiado caro como para permitir caprichos o traumas de autor.

    Me parece muy digno querer ser totalmente fiel a uno mismo como autor, pero que no pretendan que el resto entienda las cosas del mismo modo. Por esa regla de tres se podría echar en cara a los festivales que ignoren un cine más comercial por el simple hecho de serlo, aunque sus pelis gusten.

    De todas formas que nadie se extrañe de esto, el mercado del cine está cada vez pero y eso está llevando a tomar posturas radicales. La de los estudios para hacer sólo productos en base a estudios de mercado y la de los autores dispuestos a hacer frente a ese excesivo mercantilismo que se produce en la actualidad.

    Y en medio nos quedamos nosotros, el público, que raramente encontramos satisfacciones reales por alguno de ambos lados.

  31. Luis dice:

    Generalizáis hablando de “cine español” cuando los firmantes de la carta son todos francotiradores y críticos de cine, y no reconozco a un sólo miembro de la industria -propiamente dicha- del cine español.

    De hecho, esa industria suele verse bastante beneficiada de las críticas en exceso benignas que reciben en los grandes periódicos, El País incluído. No van a lanzar piedras contra su propio tejado.

    De cualquier manera, yo creo en la libertad de expresión. Pero también creo que Boyero, además de opinar, insulta. Y también creo que es muy poco profesional.

    Pero además, también creo en el derecho a la pataleta (porque esto es una pataleta que no puede tener consecuencias dado el nulo empaque comercial/empresarial/económico de los firmantes), a protestar por una situación en la que el cine más arriesgado, además de cornudo (su capacidad de exposición es limitadísima) es apaleado (los medios generalistas con sus críticos de dudoso nivel no sólo los ponen a parir, sino que llegan hasta el insulto y la descalificación).

    A muchos os parecerá la carta stalinista, pero cada vez que leo a Boyero, yo me siento insultado como espectador de cine. ¿Tan difícil es mostrar un poco de respeto?

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>