Crítica de “En el valle de Elah”

Con “En el valle de Elah” Paul Haggis vuelve a su papel de conciencia de la sociedad americana, esta vez para alumbrar nuestras cavernas con los efectos de la guerra, de los que si no llega a ser por él no nos hubiésemos percatado. Aunque la moral de la película es un poco simplona y Haggis empieza a hacerse un poco el beato, es innegable que el tío tiene talento, y sabe meter su mensaje en medio de una investigación que lo hace tragable para todo tipo de público.

Seguir leyendo

No hay entradas relacionadas.

3 respuestas a “Crítica de “En el valle de Elah””

  1. Javier C. dice:

    ¿No tiene nadie la impresión de que sin los tres actorazos (sobre todo Tommy Lee Jones) que sostienen la trama, esta película se estrenaría en la sobremesa de Antena 3?

    Esos truquitos de guión tan conscientes de sí mismos… ¡El niño ya no duerme con la puerta tan abierta! ¡Los personajes cambian porque el guión evoluciona! ¡Los polis la despreciaban y ahora la respetan! ¡El general retirado es más astuto que todo el departamento! ¡Los superiores pasan de todo y sólo piensan en ascender! ¡Eh, mira amigo espectador, ahora toca un poquito de humor, para que veas que en mi guión genial tengo sitio para todo! ¡Porque mi guión es bueno!

    Todo para llegar a una conclusión sobrecogedora: ¡La guerra es mala! ¡Los soldados vuelven afectados!

    Yo, antes de ver la película, pensaba que la guerra era una bendición del señor, y que los soldados volvían convertidos en maestros zen.

    En serio. Una dirección impecable, unos actores que se salen de buenos, una fotografía muy buena… pero un guión que huele a cosntrucción modélica a siete kilómetros. Ya pasaba algo igual en Crash (recuérdese la historia de profundida sub-zero protagonizada por Sandra Bullock: soy rica y tonta y desprecio a los mexicanos, pero descubro tras dos fotogramas que mi mejor amiga es la criada), pero el carácter coral de la película y dos o tres momentos álgidos le daban una entereza de la que el Valle de Elah carece.

    Y el final, con la banderita, es ya el colmo de la obviedad.

    Un exceso de pulimentación y de profesionalidad en el guión fulmina películas como ésta: quiere ser modélico y cae por momentos en todos los tópicos posibles.

    Me arrepiento de mis 6 euros de entrada :(

  2. Gizmo_caca dice:

    A mi me pareció una pelicula correcta, sin más. Aunque por otro lado también es cierto que me decepcionó algo y la escena final con la banderita me hizo sonrojar de verguenza ajena. Era simplemente innecesario.

  3. inyourface dice:

    Lo siento. Esta crítica de Malabesta es muy superflua.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>