David Trueba: Lo de siempre

Gracias al chivatazo de Tizziano, nos hemos enterado de que David Trueba publica este artículo en “El País” de hoy, defendiendo a su manera a sus compañeros y, en sus palabras, el amparo estatal que reciben:

A cualquier persona con dos dedos de frente nada le producirá más pereza que decir lo que es obvio. Y, sin embargo, mucho me temo que a veces es imprescindible hacerlo. En estos días se debate otra Ley de Cine, y se va a hacer bajo uno de los climas más hostiles que se recuerdan contra esa cosa llamada “cine español”. Alguien me decía hace poco que cómo era posible que frente a la animadversión brutal a la que está sometido el cine hecho en España ninguno de sus profesionales levantara la voz para defenderse. Bueno, hay una razón evidente: ningún cineasta español está dispuesto a defender todo el cine español. Es más, a cualquiera de ellos una gran parte de la cosecha anual de películas le parece mediocre. Sería algo tan absurdo como que un pintor contemporáneo tuviera que defender toda la pintura contemporánea, o un periodista español toda la prensa española. Y hay que sumarle otro factor: el miedo. Los mayores ataques contra el cine vienen de grandes grupos mediáticos, empresariales, salas de exhibición, y enfrentarse a ellos puede dejar a un cineasta no sólo en paro, sino en una insoportable soledad. Nadie puede culpar a la gente por correr a guarecerse con la que está cayendo. Quizá porque llevo año y medio dedicado a terminar una novela, escribo esto con la distancia que me da no sentirme alguien del cine, al menos hoy. [Seguir leyendo "El País"]

El artículo de Trueba es lo de siempre pero mejor escrito. Primero nos dice que pocos cineastas se atreven a defender el cine español. Por favor, pero si cada mes y en cada entrevista, y en cada entrega de los Goya, tenemos que oír la canción del “Qué buenos somos, pero qué mal nos va”.

Prosige diciendo que “Los mayores ataques contra el cine vienen de grandes grupos mediáticos, empresariales, salas de exhibición…” Lo de siempre. El mundo del cine español es una especie de club privado al que pertenecen unos pocos. Y por supuesto, gentes como los exihbidores están excluidos de él, porque ellos -según Trueba- no son profesionales del cine. De ahí su hostilidad contra la Ley.

Entre sus razones por las que la subvención es buena está el hecho de que muchas otras cosas en España reciben dinero público. Que si Delphi, que si Samsung. Malos ejemplos ambos (o muy apropiados), pues ambas empresas andan al borde del tacho en España y/o fuera. Sigue con una línea de comparaciones en general que no tienen nada que ver con la situación del cine, en un razonamiento que engorda para nada. Que muchos lo hagan nunca es razón para nada, y mucho menos una excusa. Mismamente nos podemos subir nosotros al carro diciendo que ya que subvencionan a todos esos y a los cineastas, por qué demonios nosotros no vemos un duro.

También nos recuerda que somos el país del mundo que más dinero entrega, proporcionalmente, al cine americano. Esto es mentira. Haciendo unas cuentas rápidas, en la parte de atrás de una servilleta, proporcionalmente a sus habitantes -aunque es posible que Trueba se refiera a una proporcionalidad respecto al número de cabras, por ejemplo- al menos Corea del Sur y Reino Unido le dan bastante más dinero (en el caso de los ingleses más del doble por persona, y son bastantes más) del que les damos nosotros. Y en los mentideros se dice que Italia es todavía un mercado más rentable, aunque los números no están tan accesibles. Dice Trueba que lo ideal sería eliminar las subvenciones, basta con reformar el mercado para garantizar la “igualdad de oportunidades“. Igualdad ¿para quién? ¿Cómo?

La cosa ya se vuelve un tanto suerralista cuando Trueba entra a justificar la hostilidad contra el cine en base a una rancia dialéctica del poder. Que si los grupos de comunicación los odian por “…su presencia en primera línea de protesta contra la invasión de Irak“. Se referirá a la campaña anticine de grandes grupos mediáticos como Prisa. Esto es como el que dice que hay que ser valiente para hacer un alegato antibelicista.

Tampoco pierde fuelle cuando asegura que “…hay una independencia del cine más molesta aún que esa no tolerada impertinencia política: es la independencia económica“. Me parto. En un mismo artículo se defienden las subvenciones y se asegura que el cine resulta molesto por su independencia económica. Hay que ver.

Como es el discurso oficial general de todos sus compañeros, Trueba primero asusta y luego loa. Primero nos cuenta lo mal que le va a ir al cine si no hacemos nada, para luego glosar las maravillas de nuestras películas, es lo de siempre; somos maravillosos pero vosotros no sabéis apreciarnos: “Llama la atención que el lugar del mundo donde actores consolidados en el mercado internacional como Victoria Abril, Antonio Banderas, Penélope Cruz o Javier Bardem tengan que enfrentarse a más prejuicios y despelleje sea precisamente el país donde han nacido. También es digno de estudio, y no de encuesta en la calle, sino de análisis psiquiátrico, que esa cosa llamada “cine español” haya recibido en los últimos años cascadas de vituperios cuando ninguna cinematografía no angloparlante ha colocado más películas y profesionales, incluidos cortos y un documental, en la carrera por los Oscar, por citar sólo un premio que a todo el mundo le pone muy cachondo“. Bien se ve que Trueba no ve “Padre de familia”, pues se iba a enterar de como Penélope (y los demás en otras partes) sufre tanto despelleje aquí como allá. En cuanto a lo de que España coloca más cintas que nadie en los Oscar, es lo más triste de todo. Triunfan nuestros artistas en la meca económica del cine mundial, ¿y aún necesitan el dinero del contribuyente porque la industria no es rentable?

Como colofón, nos deja este regalo: “Y pese a los insultos que nos dediquen en las tertulias del día, es de ley que defendamos con la cabeza bien alta, por ejemplo, que una actriz maravillosa como Marian Álvarez haya recibido el premio de interpretación en el Festival de Locarno, pese a que pocos lleguen a enterarse y, lo que es peor, a ver su película, abducidos por ese lugar común, esa bofetada sin riesgo de devolución y esa satisfacción despreciativa de los opinadores cada vez que insisten, regocijados en su superioridad, en la absoluta basura que es esa cosa llamada ‘cine español’“. Sepa el señor Trueba que a mí nada me duele más que hablar mal de una película española. No me gusta tirar el dinero, y mucho menos que me lo tiren otros.

No hay entradas relacionadas.

11 respuestas a “David Trueba: Lo de siempre”

  1. Messiah dice:

    Nada nada, que sigan pensando así.
    Cuanto más alta tengan la cabeza, menos verán el suelo, y antes se la pegarán cuando no tengan vértebras sobre las que sostener sus nubarrosas teorías…

  2. Loberto dice:

    Leyendo el artículo me viene a la cabeza la frase de “cuando el sabio señala a la Luna, el tonto mira al dedo”. Da la impresión de que mientras todos señalamos al cine, los del mundillo miran al espectador.

    Y es que la culpa es nuestra, por no entender ni valorar su arte…

  3. Mamideck dice:

    Aparte del tono jocoso que tiene el texto (porque me cabreo si pienso que lo ha escrito sobrio) es curioso que este ‘artista’ confunda un poco los términos.
    ‘Viridiana’ es una película que no se estreno en España hasta unos cuantos años después de su estreno mundial y es una obra maestra pero poco emparentada con el cine de la época en España.
    Además David es un autor consagrado, sus obras estan en la filmoteca de cualquier cinéfilo y ahora nos amenaza con sacar un libro, bien, hasta que no salga la película no pienso hacerle caso. Bueno como él hará su propia adaptación cerrará el circulo.

  4. Tizziano dice:

    A este paso no faltará el día en el que le achaquen todos los males del cine hispano a la conjunción astral entre Júpiter,Namek y Melmak.

    Quería destacar un invento que por lo visto se está poniendo últimamente muy de moda entre los artistas patrios, y que consiste en ir excusándose de “la gran complejidad y diversidad de pareceres” que supone la industria cinematográfica española frente a esos tipejos sin corazón que generalizan el audiovisual patrio obviando su “riqueza “.Por supuesto,cuando la situación lo requiere,no les importa una mierda meterse en el mismo saco y hacer sonar el cazo;pero no importa,el caso es dar la impresión de opinión aparentemente sosegada tal y como intenta hacer Trueba.

  5. Po zí dice:

    Este “artista” si quiere hacer peliculas que pida un crédito, a lo mejor así hace una pelicula decente ….. si el dinero es suyo, porque mientras les sigan propocionando los euros, todos estos mandunguillos del cine que creen que estan haciendo arte, seguiran deleitándonos con historias sosas, lenguaje soez, desnudos gratuitos y la reinvención de partes de la historia como se sale de las narices.
    Personalmente me cuesta mucho ganar MI dinero y no pienso dejar que seudo-artistas jueguen con el, si quieren jugar que se compren “Movie” y a lo mejor aprenden algo ……

  6. SpiderCerdo dice:

    Lo más lamentable de todo es que en España hacen falta subvenciones para hacer cine porque la mayor parte de la gente piensa que el cine no puede ser un negocio, incluidos los que aquí critican, pero más significativamente, los productores. Para que sea una empresa rentable, además de un director con talento y un buen guión, hace falta un productor, con conocimientos e intuición que se preocupe por llevar el proyecto a buen puerto. Seguro que muchos (no todos, quizá) de los que critican las subvenciones, si tuvieran algo de dinero, no lo invertirían en cine, sino en comprarse un piso, o montar una constructora o cualquier otra cosa que fuera de “éxito probado”, una inversión segura (aunque cada vez hay menos). Las aventuras empresariales están muy mal vistas en España (motivo por el cual no somos precisamente un ejemplo de pais innovador en cuanto a tecnología), y eso no sólo perjudica al cine, sino a la economía en general. Pero al cine aún más porque es una industria más débil que otras muchas (en este pais). Quitando que muchos directores, actores y atrezzistas puedan ser mediocres… eso no quita que haya gente profesional que trabaja en el cine en este pais, y que de vez en cuando consiguen hacer productos de calidad que no sólo son apreciados aquí sino también fuera.

    Y por supuesto, ojalá que quiten las subvenciones (gradualmente, pero pronto). Pero mientras tanto… quizá a costa de que se enriquezcan algunos mamones, pues también podré ver algunas películas españolas con las que también disfruto, y otros que tienen mucho mérito recibirán la retribución económica que merecen. Y esto no sólo ocurre en el cine, seguro que se les ocurren más ejemplos.

  7. SpiderCerdo dice:

    por cierto, se me olvidó decir que esta es la segunda vez que sé de este artículo de Trueba por este mismo blog… con razón es lo de siempre.

  8. Tizziano dice:

    Creo que eres bastante injusto con esta página,SpiderCerdo.Tú sabrás.Habla mal de lo que es hermoso más allá de tus posibilidades de comprensión y sólo el poco entendimiento podrá excusarte.

    No obstante,si que pienso que hay bastante más talento en EEUU que aquí.Algunos lo achacan a que son más y eso evidentemente influye,pero no opino de la misma forma.Los yankees saben de sobra que para mantener sus películas se hace vital disponer de los mejores profesionales sean de donde sean, y el máximo rigor y trabajo a la hora de ofrecer un producto ,aún incluso tratandose de los bodrietes de michael bay .De esta feliz manera suplen la carencia de población necesaria que,de 300 nacimientos 1 muestra aptitudes especiales para el cine con una industria rentable que atraiga a los talentosos emigrantes a tu patria ,deseosos de cobrar más, mejor ,y al lado de otros no menos brillantes extranjeros .A ver quien no quiere luego.Y hombre, después parecerá que hasta los colibrís de pico curvado tienen talento en un país donde la población es casi similar a la de por ejemplo brasil, que es la primera potencia ecónomica de sudamerica, y que ,bueno, ya sabemos todos el poder que suscita el audiovisual carioca. Y muy inferior a la de la india,que pese a compararse con Hollywood ,creo que dista bastante en acercarse a sus niveles.

  9. MalaBesta dice:

    Tiene usted toda la razón; en España lo de los emprendedores no tiene mucho éxito, cada vez somos más un país de opositores y así nos luce el pelo. De nuevo un poco esta es la mentalidad de las subvenciones, cuando no somos capaces de sacar algo a flote, siempre esperamos que venga el gobierno de turno a darnos un empujoncito.

    En lo que nos toca, nosotros no pensamos que el cine deba ser un negocio. Nosotros creemos que el cine ES un negocio. Y a pesar de lo mal que va, en España es relativamente “fácil” (entendido quizá como accesible) hacer una película; se producen 3.3 por millón de habitantes, frente a 2.1 en USA, 0.9 en India o 2.4 en Japón, los grandes productores mundiales.

    De nuevo el problema del reparto del dinero es el siguiente: unos mamones se enriquecen a costa de los pocos competentes que tenemos. Pero ¿de quién es la responsabilidad de organizar los quiñones? Nosotros creemos que debería recaer en el público, mientras que el espíritu que mueve la subvención es el “todo para el cine pero sin el pueblo”; un comité cerrado de expertos/intelectuales se reúne para ver de quién es el mayor mérito.

    Por otro lado, creo que lo de Trueba son dos cosas diferentes, una es el artículo y otra son sus declaraciones tras la negociación de la Ley. A nosotros también nos cuesta diferenciarlas.

  10. SpiderCerdo dice:

    Pues si metí la pata y resulta que Trueba sacó dos artículos de donde sólo había uno, como usted dice, que supongo será cierto, lo siento.

    Pero no creo que sea injusto con esta página. Critico el exceso de crítica con el cine español, que sólo quiere ver una parte del asunto, la parte más negativa, obviando, o menospreciando las que sí valen la pena. Las mismas palabras que empleas, Tizziano, esas de “hablar mal de lo hermoso más allá de lo que alcanza mi comprensión”, son muy fáciles de decir, pero desacertadas. Lo mismo se podría decir aplicado a algunas críticas aquí publicadas. Pero no todas, lo concedo sin problemas, hay otras muchas con las cuales estoy bastante de acuerdo, al menos en parte, por eso las leo. Y con otras muchas también me informo de otras cosas que me parecen interesantes, aunque las conclusiones que se saquen no las comparta. Lo que pasa es que escribir para decir lo que me gusta de las críticas, que bastantes cosas hay, me aburre. Son mucho más interesantes los puntos de discordia que los encuentros.

  11. Tizziano dice:

    Y tanto.Yo también opino que los puntos de discordia suelen ser más interesantes que los encuentros al menos que lo segundo esté dirigido por Spielberg o que me acontezcan en una habitación oscura con Megan Fox(dirigido por Spielberg).No obstante resulta muy curioso el repudiar una argumentación lógica,un razonamiento coherente frente a algo que no lo es , simplemente porque resulta más políticamente correcto ir cubriendo el cupo de opiniones positivas para que éstas no se vean superadas en número por las negativas,en un intento desesperado (y vano) de lograr justicia y equidistancia;tan tonto,ergo, como intentar equilibrar un cuadro con respecto a la mesita de noche dentro de la torre de Pisa.

    Es algo tan curioso que no lo entiendo.El cine patrio justifica su carácter subvencionatorio en la presunción sospechosa de que como el espectador es imbécil y ellos no, resulta obligatorio sacarles los cuartos antes,y a la fuerza.Todo en detrimento de “la cultura”. Si cambias “imbécil” por “ladrón” tendrás el “modus operandi” de la SGAE y sin embargo, más que “exceso de crítica” con su gestión,todo el mundo habla el sentido común.¿Tambien para tí,SpiderCerdo,o parece que aquí sigue en tinieblas el camino de la razón?.

    Así que ,puedes seguir pensando que por no nombrar las enormes e ingentes deficiencias del cine patrio ,consecuentes además con la pobrísima situación audiovisual, estas van a desaparecer.Y también espero que gustes de discutir y argumentar interesantes puntos,cuadriláteros y octógonos de discordia, un poco más allá de los “lados” de siempre.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>