Las infracciones de la televisión

Los medios de papel y digitales se empiezan a hacer eco de un informe del Grupo de Investigación sobre Comunicación, Sociedad y Cultura (GICOMSOC), en el que analizan la adhesión de las televisiones al código de autorregulación suscrito por ellas mismas (con el objetivo de proteger a los niños de una sobrexposición a contenidos nocivos), con el impresionante titular de que lo incumplen 90 veces al día.

Lo grave del informe, a pesar de lo que pueda parecer, no es el número de infracciones, sino la tipología de las mismas, que da una pista de en qué nos vamos a convertir.

Véanlo después del salto.

El estudio (aquí está la nota de prensa con un enlace al texto completo al final), fue realizado por un grupo de 8 investigadores (5 de ellos becarios),que parecen haber consumido más horas de tele que un asilo de ancianos. Han clasificado las faltas cometidas por cada cadena en función de su gravedad (C la menos grave y A la más) y su contenido (sexo, violencia, temática conflictiva o comportamiento social).

De esas 90 faltas diarias, más de la mitad son del tipo “comportamiento social”. ¿Cómo son las infracciones?:

  • El participante y uno de sus invitados hacen una apuesta en la cual se juegan unas copas de alcohol. Gravedad: B. Programa: “Hoy cocinas tú”.
  • Aparece La Pantera Rosa fumando. Gravedad: B. Programa: “La pantera rosa”.
  • Un personaje finge no estar en casa con tal de abrir la puerta a la que supuestamente es su novia. Además se dispone pasar la noche con su amigo, y dos mujeres. Gravedad: A. Programa: “Yo soy Bea” (aunque no está muy claro en el informe).

Como era de esperar, contiene la habitual carga contra series como “Shin Chan” o “Bola de dragón”, porque “…la trama de ambas series animadas consiste en acabar con los seres malignos cuyo último fin es hacer explotar el planeta Tierra, o hacerse dueños del mismo. Los protagonistas se presentan como los máximos defensores de la especie humana, y se valen de sus artes marciales y sus poderes para acabar con el enemigo…” y eso según los autores es un comportamiento inviable. Los protagonistas deberían buscar una salida negociada.

No se pierdan esto: “La Pantera Rosa, aunque de otro género animado, también se caracteriza por la multitud de imágenes violentas, matizando que el uso de ésta es más puntual y no se prolonga a lo largo del capítulo, o entre capítulos y capítulos como sucede en las series anteriores”.

No se escapan del código series como “El coche fantástico” o “El gran héroe americano”, tampoco los telediarios, que deberían suavizar sus noticias para no ofrecer “temáticas conflictivas”.

La próxima vez que los periódicos aireen la chusca noticia de que algún polaco pretende prohibir “Los Teletubbies” porque uno de ellos es gay, o que en Estados Unidos van a borrar digitalmente los cigarrillos de las grandes películas clásicas, ríanse. Ríanse, y luego échense a temblar, porque este informe lo encargó el Ministerio de la Presidencia.

No hay entradas relacionadas.

2 respuestas a “Las infracciones de la televisión”

  1. Tizziano dice:

    Antes que nada,pido disculpas por afirmar que este estudio me parezca una especie de sudoku de los moralistas de la televisión.
    Soy un talibán de dragon ball desde siempre, lo reconozco,y sin embargo no soy un psicopata.Para mí goku es un arquetipo épico del todo sano.Nunca olvidaré en mi niñez,mientras me zampaba un bocata de mortadela,como éste personaje,después de luchar casi hasta la muerte, perdonaba la vida a su contrincante,aún siendo éste un genocida.Los niños de mi generación,pese a decantarse por Vegeta que era mucho más miserable, poseían un grave respeto por la nobleza que atesoraba este personaje.Y bien sabe dios que si un día veo a seis millones de seres humanos viajando en tren a sabe dios qué matadero,no me voy a contentar con escribir una carta de protesta a un periódico.

  2. Loberto dice:

    Bueno, yo veo lógico que quieran proteger a los niños de cosas como las que se veían en “El coche fantástico”: cada capítulo una chica nueva que no podía resistirse a lo que he dado en llamar “mirada Knight”, chupas de cuero en pleno estío, hebillas de cinturón tamaño asteroide, y camisa desabrochada hasta el ombligo. Sin duda, mal ejemplo para las jóvenes generaciones.

    Ahora en serio, nada se salva de este afán moralizador. Sin ir más lejos, la UEFA ha publicado un manual de 150 páginas sobre cómo deben retransmitir la Champions League las televisiones, incluyendo cosas como que los narradores no deben poner en juicio las decisiones del árbitro, o que no se enfoque cuando haya actitudes violentas en el campo o en la grada. Y en definitiva, usar la tecnología no para ayudar al colegiado, sino para tapar sus errores. Sálvese quien pueda.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>