La (nueva) ley del cine: total, pa na

Estos días los ministerios correspondientes han anunciado a bombo y platillo que por fin se ha llegado a un acuerdo entre las partes implicadas, y que la ley del cine pasaba ya a Senado y Parlamento para proceder a su aprobación.

Respecto al espectador, la principal novedad de dicho proyecto es que la famosa cuota de pantalla, del 25%, ahora se cumplir√° por sesiones y no por d√≠as. Alguna cosa m√°s ha cambiado: se prev√©n exenciones fiscales a los que inviertan en producci√≥n, ayudas econ√≥micas para aquellos cines que proyecten al menos un 40% de pel√≠culas europeas o iberoamericanas y alguna que otra remodelaci√≥n de la letra peque√Īa; por lo dem√°s, aunque la informaci√≥n al respecto es vaga y estar√° s√≥lo al alcance de aquellos a los que les apetezca bucear en el BOE, supongo que la cuant√≠a y m√©todo de las subvenciones seguir√°n igual, incluido lo que se gastan las televisiones, que sigue en el 5%.

No falta quien se congratule de ello, especialmente en el Ministerio de Cultura. Los resultados de la ley est√°n a la vista de todos; Carmen Calvo nos mostr√≥ no hace mucho que en 2005 m√°s de un 16% de los espectadores decidieron que el cine espa√Īol era lo suyo, y el a√Īo pasado la cifra bajo al 15%, pero como se puede apreciar en la siguiente gr√°fica, la cosa parece va muy bien; se invierte mucho dinero, es cierto, pero cada vez m√°s gente va a ver pel√≠culas patrias:

Fracci√≥n de espectadores de cine espa√Īol
Porcentaje de espectadores de cine espa√Īol.

¬ŅO no? Bueno, con un poco de paciencia, y gracias al Instituto de Estad√≠stica, es posible comprobarlo.

Pues no. No es oro todo lo que reluce. El aumento del n√ļmero de espectadores de “nuestro” cine es s√≥lo un efecto secundario de lo que realmente cambia la ley del cine: cada vez es m√°s f√°cil y menos arriesgado hacer una pel√≠cula, as√≠ que cualquiera se sube al carro y el n√ļmero de producciones hechas en suelo nacional -sin contar aquellas que el Ministerio se apunta, como “El reino de los cielos“- aumenta. ¬ŅPero aumenta el p√ļblico que las ve? Para nada. Basta echar la cuenta de cu√°ntos espectadores hay por pel√≠cula exhibida para comprobar lo que uno ve cualquier d√≠a que va al cine.

 

Miles de espectadores por pelicula espa√Īola
Promedio de espectadores por pel√≠cula espa√Īola, en miles de personas.

La cosa cada vez va a peor, exceptuando 2001, a√Īo de “Los otros” y “Torrente 2″, el n√ļmero de espectadores que se sacrifican para ver una espa√Īolada desciende. Se producen m√°s pel√≠culas, s√≠, pero cada vez son peores y por lo tanto le interesan a menos gente. De hecho, a juzgar por esto, estamos en el peor momento de los √ļltimos 10 a√Īos, y probablemente de la historia. Y no tiene mucha pinta de mejorar.

Pero no se vayan todav√≠a, a√ļn hay m√°s. ¬ŅQu√© tal se porta como industria la industria del cine? Fatal. Mire usted:

Recaudaci√≥n media de una pel√≠cula espa√Īola
Promedio de ganancias en taquilla de una pel√≠cula espa√Īola, en miles de euros.

La pel√≠cula espa√Īola media gan√≥, el a√Īo pasado, unos 600000 euros. Se preguntar√°n ustedes qu√© es la (delgada) l√≠nea roja de la figura, ah√≠ arriba, sola e inalcanzable. Esa l√≠nea, sobre los 2,4 millones de euros, marca el presupuesto promedio de una pel√≠cula en 2001, y no creo yo que los siguientes a√Īos haya bajado. Lo normal para una pel√≠cula, entonces, es no recuperar ni la mitad de lo que cuesta, ya no vamos a hablar de hacer dinero. Lo que nos mueve a la siguiente pregunta: ¬ŅHa visto usted alguna vez a un productor en paro?

Uno siempre puede defender la ley diciendo que al fin y al cabo una pel√≠cula es una obra de arte, y por lo tanto no est√° hecha con la idea de ganar dinero. Puede ser, cada uno es libre de pensar lo que quiera. Pero el Ministerio de Cultura, responsable de la ley y de sus objetivos, es claro al respecto; en su p√°gina web nos explica qu√© es para ellos una pel√≠cula: “Pel√≠cula es toda obra cinematogr√°fica, cualquiera que sea su soporte, destinada a su explotaci√≥n comercial en cualquier medio”. No se menciona la palabra arte, ni se dice que est√°n hechas para hacer re√≠r, llorar o despertar conciencias. Lo pone bien claro: explotaci√≥n comercial. Ganar dinero. Adem√°s, posiblemente muchos realizadores vean su trabajo como la fabricaci√≥n de obras de arte, pero los iluminadores, carpinteros y electricistas que trabajan para ellos probablemente esperen un cheque a fin de mes.

¬ŅY por qu√© va tan mal? Bueno, en gran parte la culpa es de la mayor√≠a de los cineastas, que han engordado con la subvenci√≥n y desprecian al espectador y sus gustos, al tradicionalmente se han dedicado m√°s a intentar aleccionar que a entender o intentar complacer. Lo mismo pasa con el Ministerio; para ellos, como sacados de “El bueno, el feo y el malo”, el mundo del cine se divide en dos clases: los que hacen pel√≠culas y los que ponen el dinero. Y nada m√°s. As√≠ que en sus c√°balas no tienen en cuenta a otros sectores muy importantes, los m√°s importantes seg√ļn algunos, el p√ļblico y los exhibidores.

Al primero lo ningunean abiertamente. En lo respectivo al cine, en contraste con otras instituciones como la iglesia o las ong, es imposible influir directamente en c√≥mo se gastan los impuestos. Y la √ļnica forma de protesta que le queda al espectador, el acto de comprar o no una entrada, no sirve de nada: la Administraci√≥n le sigue dando el dinero a los de siempre, independientemente de que de su √ļltima pel√≠cula huyan hasta los gatos. Y los cineastas sin p√ļblico seguir√°n diciendo que todo es culpa de la pirater√≠a o de los americanos, quit√°ndole toda capacidad de decisi√≥n al espectador, pues en esa l√≠nea de razonamiento, el p√ļblico est√° formado por un grupo de idiotas sometidos a los dictados de los anuncios de televisi√≥n.

Y los pobres exhibidores se llevan la peor parte. No s√≥lo tienen tanta influencia en todo esto como los espectadores, sino que adem√°s llevan desde el 41 aguantando la cuota de pantalla. Con flechas o sin ellas, el yugo es siempre el mismo. Esto es especialmente grave porque de ellos es la responsabilidad √ļltima de que el cine llegue al p√ļblico, especialmente el cine espa√Īol. En lugar de tener a una industria contenta e involucrada en √©l, en Espa√Īa tenemos unas salas de cine que en su mayor√≠a odian a los productos espa√Īoles.

Y la ley tampoco contempla ayudarlos demasiado, a pesar de que es un sector inestable. Durante los √ļltimos diez a√Īos, el n√ļmero de cines en nuestro pa√≠s va a menos, y en 2006, por primera vez en quince a√Īos, ha descendido en nuestro pa√≠s el n√ļmero de salas comerciales de proyecci√≥n. 2007 no tiene mucha mejor pinta. Entre la presi√≥n de las distribuidoras, las imposiciones de cuotas y la entrada fulgurante de los grandes multicines, el cine urbano de peque√Īo tama√Īo est√° desapareciendo:

N√ļmero de salas por cine
N√ļmero de salas por cine

A este paso, en unos a√Īos, todas las salas de proyecci√≥n ser√°n propiedad de dos o tres grandes cadenas, que probablemente tengan menos que ning√ļn inter√©s en el bienestar del cine espa√Īol. Adem√°s, la nueva ley computa la cuota de pel√≠culas en funci√≥n del n√ļmero de proyecciones y para toda la cadena. As√≠, por ejemplo, una empresa de √°mbito nacional como Yelmo Cineplex podr√≠a concentrar sus pases de pel√≠culas espa√Īolas en tres o cuatro grandes ciudades, en las que el 18% de espectadores que parece tener nuestro cine alcanza una cifra neta suficiente como para que sea rentable, y dejar el campo libre en el resto de la pen√≠nsula para proyectar grandes taquillazos yankees, haciendo a√ļn m√°s la competici√≥n para los cines peque√Īos. Su √ļnica salida parece que se est√° convirtiendo poco a poco en aferrarse a esas ayudas destinadas a los que proyecten m√°s del 40% de cine europeo o iberoamericano, y convertirse en otras r√©moras del sistema.

A este paso, en unos a√Īos, no ser√≠a de extra√Īar que comenzasen a hacerse efectivas las medidas de coerci√≥n que por ahora s√≥lo se le ocurren a Antonio Resines: entradas m√°s caras para pel√≠culas extranjeras, disminuci√≥n del n√ļmero de pel√≠culas dobladas al castellano, la brigada de las collejas…

Si hubiese que resumir el estado del mundillo, en lugar de “Espa√Īa va bien” o “Con nosotros va mejor”, creo que lo m√°s adecuado ser√≠a “Vamos de culo y marcha atr√°s”.

No hay entradas relacionadas.

19 respuestas a “La (nueva) ley del cine: total, pa na”

  1. Messiah dice:

    Es bien sencillo. Mientras los cineastas espa√Īoles sigan creyendo que a la gente les gusta ver pel√≠culas donde lo fundamental son escenas de sexo y mujeres desnudas, sin pr√°cticamente (dicha esta √ļltima palabra por benevolencia) ninguna historia concreta, nadie querr√° ver una sola pel√≠cula espa√Īola.
    Ya lo dijo Amen√°bar en voz del profesor de la pel√≠cula “Tesis”: >

  2. Loberto dice:

    Lo √ļnico bueno que yo le veo al cine espa√Īol de los √ļltimos tiempos es que puedes llegar al cine diez minutos tarde sabiendo que no te vas a perder nada importante de la pel√≠cula, ya que eso es lo que suelen durar los cr√©ditos sobre las subvenciones que ha recibido la cinta.

  3. Pablo Calleja dice:

    jajajaja, muy bueno. Esos fundidos en negro son desesperantes. Deberian meterlos todos en una pantlla como aquel que puso una p√°gina web y vendio todos los centimeros.

    Nos toman por tontos, y se gastan nuestro dinero. Pero la pena es que no hay ning√ļn grupo de presi√≥n que represente a los espectadores en este asunto, ni a los exibidores. Y la verdad escepto en esta p√°gina nunca he oido una sola voz en contra de esta manera de actuar del estado espa√Īol

  4. Carmen dice:

    Es incre√≠ble hacernos sentir culpables en algo en lo que no aportamos ideas y no se nos tiene en cuenta, excepto para sangrarnos en los impuestos, y encima tengamos que pagar taquilla…¬Ņquien paga dos veces en un restaurante por algo que ni siquiera eliges? Lo dicho anteriormente, nos toman por tontos…

  5. Tizziano dice:

    Qu√© capacidad la del cine espa√Īol para sorprender.Cuando piensas que la situaci√≥n no puede ser m√°s mala,terrible o desesperanzada ,siempre tienes a un andr√©s vicente g√≥mez o luis tosar que con sus encomiables y desgarradores esfuerzos,te convencen de lo contrario.A mi entender,lo preocupante de todo esto no es la ley en s√≠;prodigio incre√≠ble(insisto en lo de sorprendente)de la ingenier√≠a del enchufismo,donde cada una de las dos partes interesadas reciben lo que desean bajo el noble aspecto del “comercio justo” y donde no ser√≠a de extra√Īar que no se estrenasen pel√≠culas a√ļn siendo rodadas,pues , costando mucho dinero como cuesta hacerlo son unos eurillos m√°s para la saca y nadie se va enterar.En definitiva,lo triste de veras de este tipo de intervencionismos pol√≠ticos que ahondan en la idea de “lo extranjero nos destruye”,”nosotros sabemos lo que te conviene” es que suelan tener tanto √©xito.

    A nivel art√≠stico,el cine europeo ha pasado de la premisa de que una obra maestra puede ser impopular, a la premisa de que si no es impopular no puede ser una obra maestra,y eso,lo quieras o no, lastra bastante.S√≥lo hay que ver con que desprecio se trata a los test screeners como algo parecido a vender el alma al diablo a don dinero en detrimento de peliculas “profundas”,”personales”.Yo soy uno de los que piensan que un cine “personal” no lo hace mejor que otro m√°s exitoso en las salas,si es que fuera necesario separar estos conceptos de pel√≠culas.Tal vez sea un derroche de sinceridad por parte del autor,que de eso supongo que trata el cine “personal”en su eterna y abstracta b√ļsqueda de lo aut√©ntico.Pero no m√°s sincero tampoco qu√© una cinta con la boda de su hermana o la tuya propia y los correspondiente sollozos ver√≠dicos en el momento de la salida de la iglesia,por poner un ejemplo extremo.Lo interesante,por lo menos para m√≠, es descubrir como el artista, con las herramientas de su medio,sabe convertir elementos anodinos de su vida que a priori no importan salvo a el, en empatizantes al espectador.Y en un grado mucho mayor,en perdurables para una sociedad.(En medio estar√≠an los chicos de la offoffcritica para verificarlo, que por cierto, a√ļn estoy en deuda con ellos ) .Pero claro,para conseguir esto hace falta muchas cosas que el cine patrio carece,por m√°s que intente ocultarlo con actitudes concienciadas por la opresi√≥n a los heladeros pontevedreses y por la de los indios de playmobil .

  6. MalaBesta dice:

    Bueno, con la suerte que tenemos, lo de los test screeners ser√°n capaces de importarlo.
    Este tipo de pr√°cticas son el otro lado, igual de malo, del espectro. Est√° bien intentar complacer al p√ļblico, pero otra cosa es que las pel√≠culas se conviertan en el producto de un estudio sociol√≥gico sobre qu√© es lo que prefieren los varones blancos de entre 25 y 35 a√Īos.

  7. Tizziano dice:

    No estoy del todo de acuerdo.A m√≠ me parecen buenas en el sentido de estudiar al p√ļblico,de ver lo que falla en lo que quieres transmitir.Si una pelicula posee cierta intencionalidad dram√°tica,cabe la posibilidad que lo que pensabas que iba a funcionar estupendamente en el momento de escribirla,no ocurra lo mismo estando ya terminada.¬ŅPodemos equivocarnos,no?.O podemos aprender de porque el p√ļblico reacciona de forma inesperada cuando intentabas conseguir otra cosa distinta.O dejarla tal cual.Al gusto del consumidor.

  8. Loberto dice:

    Yo no creo que los screen test sean la panacea. Si no, engendros como “El retorno de los malditos” o la nueva peli de la Berry estar√≠an a√ļn ardiendo en el fuego purificador.

  9. Tizziano dice:

    Ojo,loberto,yo no he dicho que sean la repanocha.Sencillamente sostengo que ese odio a los test screeners, oculto bajo la coartada de “cine personal”, es un indicativo del desprecio al p√ļblico que se profesa por estos pagos .Si a veces la intenci√≥n del artista es ser escuchado,no est√° de m√°s hacerla m√°s efectiva o preservarla de los errores que el propio autor pueda tener en ese determinado acto de “comunicaci√≥n”, respetando,por supuesto,su esencia art√≠stica y lo que se quiere transmitir bla bla.Te pongo un ejemplo con el art√≠culo de la siempre excelsa patuca pompidur : http://www.laoffoffcritica.com/otros/ot20040624.php.

    Esta ley de cine precisamente fomenta todo lo contrario.¬°Qu√© complejo es entretener,por dios ¬°. Y ya que hablamos de mujeres excelsas,esto √ļltimo se explica pero que muy bien en la siguiente cr√≠tica:

    http://www.laoffoffcritica.com/criticas/cr20030915.html

  10. Bronte dice:

    Aprovecho esta tribuna que se me ofrece para aclarar que la cr√≠tica arriba enlazada, la de “√öltima llamada” est√° escrita antes de que efectivamente Colin Farrell decidiera empezar a poner caritas como una loca. Vaya, que se torci√≥ la cosa.

  11. Loberto dice:

    Ah, bueno, pero es un temor habitual en nuestro cine (excepto en lo que respecta a √Ālex de la Iglesia y pocos m√°s) eso de hacer cine de entretenimiento puro y duro.

    Dios nos libre de considerar que el espectador va al cine a divertirse en vez de a presenciar obras magnas de amplio calado metaf√≠sico con interminables planos de una hoja mecida por el viento. Si es que en el fondo, somos unos cavern√≠colas por pasarlo bien con “El √ļltimo boy scout” o con las punch lines de John McLane.

    En cuanto a “√öltima llamada”, pues nada que reprocharle a Colin Farrell. L√°stima que luego viniesen pesti√Īos como “Alejandro Magno” o “Corrupci√≥n en Miami”: jam√°s pens√© que alguien consiguiera convertir a un hortera como Don Johnson en alguien tan cool. Vivir para ver.

  12. Pianista dice:

    “Se producen m√°s pel√≠culas, s√≠, pero cada vez son peores y por lo tanto le interesan a menos gente.”

    ¬ŅEsto tambi√©n lo saca usted del Instituo Nacional de Estad√≠stica? ¬ŅHa encontrado usted por fin la vara de medir la calidad art√≠stica?

    ¬ŅEst√° usted seguro de que a todos los asistentes a una pel√≠cula les “interesa” la misma? Por ejemplo, a los padres que llevan a sus hijos a ver “Harry Potter” ¬Ņles interesa la pel√≠cula o les interesa que el cr√≠o deje de dar la vara?

    ¬ŅRealmente es la taquilla una medida infalible para calibrar la satisfacci√≥n del p√ļblico? Antes de contestar que s√≠, piense que a veces la gente paga por ver pel√≠culas que resulta que no le gustan. Otras veces, hay gente que descubre en la televisi√≥n, o por alg√ļn amigo, pel√≠culas excelentes de las que jam√°s oy√≥ hablar, a pesar de que fueron estrenadas comercialmente. Quiz√° porque no tuvieron el aparato publicitario de un “Piratas del Caribe”. Quiz√° porque ninguna distribuidora quiso hacerle un hueco entre los t√≠tulos de su cat√°logo internacional.

    En cuanto a la ganancia media de una pel√≠cula espa√Īola, con respecto al presupuesto promedio, incurre usted en una falacia que deber√≠a hacerle enrojecer de verg√ľenza. Es tan pat√©tica que no dan ganas ni de comentarla. ¬ŅDESDE CU√ĀNDO LA TAQUILLA ESPA√ĎOLA ES LA √öNICA FUENTE DE INGRESOS DE UNA PEL√ćCULA? ¬ŅQu√© pasa con las ventas a televisiones, las ventas internacionales y el mercado de venta y alquiler de v√≠deo?

    Resumiendo: este es un pa√≠s libre, y est√° usted en su derecho de seguir hablando de lo que no sabe, tergiversando datos y ocultando otros, y sacando conclusiones simplistas. Pero ni el m√°s parox√≠stico ejercicio de ese derecho cambiar√° una verdad como un templo: EST√Ā USTED EQUIVOCADO.

    Saludos.

  13. Bronte dice:

    Hombre, tiene guasa que le reproche usted a un crítico cinematográfico que haga valoraciones artísticas de las películas.

    Perdóneme, pero pese a sus intentos, ese detallito de nada y justo ya al principio, deja en muy mal lugar la validez de todos sus posibles argumentos.

  14. Mamideck dice:

    Yo creo que el cine espa√Īol en general no tiene en cuenta que la gente entra al cine pagando, en la mayoria de los caso entre 5 y 6 euros y que espera que su dinero sea bien aprovechado porque sino es mejor regalarlo por la calle.
    Conociendo a los productores espa√Īoles,estos son capaces de hacer los famosos Test Screening con abueletes los martes, el d√≠a del jubilado.
    Yo solo quiero recordar el √ļltimo gran patinazo del cine espa√Īol, su grandiosa ‘Alatriste’ que fue un sonado batacazo econ√≥mico. Y es que era mala, mala, mala

  15. MalaBesta dice:

    Lo de que cada vez son peores se lo digo yo porque es lo que me parece. Y lo de que le interesan cada vez a menos gente, efectivamente sale del INE.

    El porcentaje de padres que ven a Harry Potter por presi√≥n familiar probablemente sea igual a la cantidad de gente que escoge pel√≠culas espa√Īolas para que su nueva novia o proyecto de tal vea que es un t√≠o alternativo y cultureta. Ambos razonamientos son igual de correctos e igual de est√©riles, y no cambian la verdad subyacente a las cifras.

    Si se repasa usted el art√≠culo, ver√° que tanto en √©l como en la p√°gina correspondiente del Ministerio de Cultura, que explicita que el destino de una pel√≠cula es la explotaci√≥n comercial, se habla de la ley del cine y de sus efectos sobre el cine como negocio; y como tal, una medida excelente del provecho de una pel√≠cula es su rendimiento en taquilla. Por supuesto que no permite conocer el grado de satisfacci√≥n del p√ļblico, pero a falta de taladrarle la cabeza al espectador y ver si babea al o√≠r la campanilla, es el mejor proxy (y perdone el anglicismo) que tenemos para estimarla. E incluso usted lo confirma al asociar la calidad de la pel√≠cula con el n√ļmero de personas que la han visto.

    Tiene usted raz√≥n. Al estimar las ganancias de una pel√≠cula espa√Īola, comet√≠ una falacia. No tuve en cuenta los 46 millones de euros que el ministerio entreg√≥ en 2006 en concepto de “ayudas a la amortizaci√≥n de pel√≠culas”, sobre un total de 98 millones recaudados en taquilla, que definitivamente son una fuente de ingresos no despreciable. No s√© c√≥mo ser√° el negocio de las televisiones, pero intuyo que dado que son a la vez productoras, probablemente obtengan los derechos de emisi√≥n de manera relativamente barata. El mercado en v√≠deo, como usted bien sabr√°, es proporcional a la recaudaci√≥n en taquilla (salvo contadas excepciones y que suelen encuadrarse en sectores muy particulares, como la ciencia ficci√≥n, el fant√°stico, gore, etc.), as√≠ si usted mira en la p√°gina del ministerio la lista de pel√≠culas con m√°s copias distribuidas en el mercado de v√≠deo para el a√Īo pasado, ver√° que s√≥lo hay una espa√Īola, “Mar adentro”, con lo cual no creo que los ingresos medios se modifiquen demasiado al incluir este mercado, cuyos datos, por otro lado, no est√°n disponibles o a mi alcance. Y en cuanto a lo del mercado internacional, por favor, eso s√≠ que me sonroja. ¬ŅCree usted o quiere hacerme creer que un cine que lo pasa francamente mal en su pa√≠s vende algo en el exterior?

    Si se ha sentido ofendido personalmente por mi art√≠culo, le pido disculpas. A la vista de su p√°gina personal parece que usted es parte del mundillo, y nada estaba m√°s lejos de mi intenci√≥n. Pero no obstante, al contrario que usted, que afirma tajantemente que hay toda una serie de ingresos que pueden hacer rentable una pel√≠cula espa√Īola sin m√°s pruebas que su palabra, yo no oculto datos. Cada una de las cifras que usted ha visto vienen con su correspondiente fuente (el Ministerio de Cultura y el Instituto Nacional de Estad√≠stica). Tampoco tergiverso nada, puede usted repetir los c√°lculos con una calculadora y ver√° que no hay demasiado margen para la interpretaci√≥n de los mismos: cada vez menos gente ve cine espa√Īol.

    ¬ŅMe equivoco? ¬ŅEn qu√©? ¬ŅEl cine espa√Īol cada vez tiene m√°s √©xito en taquilla? ¬ŅLos espa√Īoles cada vez aprecian m√°s su cinematograf√≠a? Cierto es que el √©xito art√≠stico y econ√≥mico no siempre van ligados de la mano, pero no creo (y esto s√≠ que es una apreciaci√≥n personal) que en Espa√Īa estemos ya a la vanguardia de nada (que no sea la cocina), las pel√≠culas orientales, Corea del Sur, Jap√≥n y Hong Kong, cada vez son m√°s audaces en formas y contenido, y junto a escindidos de Hollywood como Jarmusch o Van Sant me parece a m√≠ que son los que cortan el bacalao.

    Resulta doblemente triste cuando un profesional del medio como usted entona la cantinela del marketing; las pel√≠culas aut√©nticamente buenas, nuevas o sorprendentes, saltan ese muro con soltura: “Tesis”, “El mariachi” o incluso “Reservoir dogs” nunca tuvieron grandes campa√Īas de publicidad, y mire a sus autores ahora. Nuestro cine tiene un problema grave, y en su mano est√° cambiarlo. Pueden ustedes seguir ech√°ndole las culpas a la falta de voluntad pol√≠tica o al hecho de que s√≥lo Warner puede comprar publicidad en los autobuses, o hacer algo para cambiarlo, y no me refiero a salir con cacerolas a la calle o a llamarme a m√≠ mentiroso.

  16. Pianista dice:

    MalaBesta, yo no pretendo hacerle a usted creer nada. Ni sobre las ventas internacionales de las pel√≠culas espa√Īolas ni sobre nada. Como bien dice usted, basta con mirar las cifras… O con viajar un poco por el mundo.

    Por otro lado, sus manidos comentarios sobre cacerolas y cantinelas dejan bastante claro su poca predisposici√≥n a considerar posturas distintas a las suyas. Supongo que para usted “el cine espa√Īol” son las pel√≠culas espa√Īolas que no le gustan, y los cineastas espa√Īoles cuya actitud no aprueba. Y todo lo dem√°s s√≥lo son “excepciones”.

    Cuando habla usted del “cine espa√Īol” parece que estuviera hablando de la Selecci√≥n Espa√Īola. Esto no es un conjunto homog√©neo de personas con un objetivo √ļnico, y que comparten el mismo enfoque de negocio. Eso es una simpleza.

    No critico a nadie por no saber c√≥mo funciona esta industria, pero sugiero un poco de humildad antes de pontificar al respecto. O al menos, un poco de mesura. Para no caer en barbaridades como la de Mamideck, que habla del “sonado batacazo econ√≥mico” de ALATRISTE.

    Da la casualidad de que ALATRISTE fue la pel√≠cula espa√Īola con m√°s recaudaci√≥n de 2006. Antes de que se desga√Īiten diciendo que eso no significa nada porque las pel√≠culas espa√Īolas no las ve nadie, dejen que les d√© un par de cifras: 3.130.170 espectadores, equivalentes a casi 16,5 millones de euros.

    En 2006, s√≥lo hay tres pel√≠culas extranjeras con m√°s taquilla que ALATRISTE: Piratas del Caribe, El C√≥digo Da Vinci y Ice Age 2. Muy por debajo de sus cifras quedan t√≠tulos como X-Men, Superman Returns o la ganadora del Oscar, Infiltrados. Menos de la mitad obtiene Misi√≥n Imposible 3. Menos de un tercio Scoop…

    Pero claro, sólo es una excepción. Otros sonoros fracasos han sido:

    -Volver (10 millones en Espa√Īa, 6 en Italia, 2,5 en Reino Unido y casi 13 en EEUU, adem√°s de una nominaci√≥n al Oscar)
    -Los Borgia, (6,5 millones)
    -El Laberinto del Fauno (7 millones en Espa√Īa, 37 en EEUU, 3 Oscars)
    -Los 2 Lados de la Cama (4,4 millones)

    Este a√Īo ha habido, incluso, dos cortometrajes espa√Īoles nominados al Oscar. Ambos han sido distribuidos internacionalmente. Pero no le voy a dar cifras. Prefiero que desconf√≠e usted de mi palabra.

    Lo m√°s gracioso de todo es que, aunque le moleste, aunque su orgullo jam√°s le permita reconocerlo, usted sabe que no tiene ni idea de c√≥mo funciona el negocio, y que para criticar una industria habr√≠a que conocerla un poquito por dentro. Usando sus propias palabras, “en su mano est√° cambiarlo”. Pero es mucho menos arriesgado ver los toros desde la barrera, ¬Ņverdad?

    No le molesto m√°s. Me voy a seguir pas√°ndolo “francamente mal”.

  17. MalaBesta dice:

    Aclárese usted. O bien no critica a nadie por no saber cómo funciona esta industria o se queja de que vemos los toros desde la barrera (deducción suya). O una, u otra.

    A estas alturas del intercambio me parece un poco cínico protestar porque dude de su palabra, por favor. Descontando que nunca he dudado más que usted de la mía, tengo por costumbre de apoyar lo que digo con pruebas o al menos apuntar cuando no las tengo, en lugar de hacerme el ofendido.

    Aunque no soy qui√©n para hablar por los dem√°s, y desde luego “Alatriste” ha sido de todo menos un batacazo comercial (es una de las pocas pel√≠culas que ha recuperado √≠ntegro su presupuesto -de 24 millones aproximadamente- en taquilla espa√Īola), no es menos cierto que la pel√≠cula deja bastante que desear y adem√°s parece el asesinato con premeditaci√≥n y alevos√≠a de la gallina de los huevos de oro. Uno de los pocos h√©roes modernos que tenemos se merec√≠a algo m√°s.

    Los datos que usted nos muestra son absolutamente ciertos e innegables, aunque no deje de ser injusto comparar “Los 2 lados de la cama”, que se estren√≥ en Diciembre de 2005 con “Los Borgia”, que apareci√≥ en las pantallas en Octubre de 2006. Habr√≠a que a√Īadir a la lista “El perfume”, pues parece que tambi√©n es espa√Īola. Pero eso no quita que sean fen√≥menos excepcionales; de 374 pel√≠cula estrenadas, aproximadamente unas 5 recuperan su presupuesto en taquilla. Dice mucho del estado de la industria que adem√°s √©sto se considere un “gran √©xito”. Y le dir√© algo m√°s, es una costumbre muy mala caracterizar algo, lo que sea, usando datos de sus elementos m√°ximos.

    Y efectivamente, la salud del mundo del cortometraje espa√Īol es envidiable. Lo cual hace doblemente triste que luego pase lo que pase con el cine.

    No molesta usted. Como decía Wilde, odio cuando todo el mundo está de acuerdo conmigo, pues entonces sé que estoy equivocado.

  18. Bronte dice:

    Calle, calle, o el pianista dar√° por supuesto que usted no pertenece al mundillo… del “pianismo”…

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar este código para que haga bonito: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>